LA FRESA, UNA PLANTA HERBÁCEA, PERENNE Y DE PORTE RASTRERO

Origen y nombre

De la mitología griega se extiende la leyenda de que Afrodita, a la muerte de Adonis, derramó sobre la tierra muchas lágrimas que se convirtieron en pequeños corazones rojos, las perfumadas y coloridas fresas.

Esta historia puede ser la causa de que su origen es considerado por algunos como europeo, pero otros la consideran de origen chileno, donde un oficial francés, a principios del año 1700 d.C. llevó a Europa las plantas madres utilizadas como base para la constitución del híbrido Fragaria x ananassa, al cual pertenecen todas las variedades de fresas que existen en la actualidad.

La palabra fresa proviene del francés “fraise”, que viene de fraie y que tiene su origen en el latín fraga, que era la forma de denominar a esta fruta en plural. Otros nombres utilizados son: frutilla o fresón.

Familia Rosaceae
Género Fragaria
Especie F. vesca
F. chiloensis
F. virginiana
F. moschata
F. indica
Nombre común Fresa, Fresón, Frutilla

Requerimientos de clima y suelo

Humedad: La humedad relativa ideal de la fresa oscila entre el 65 y 70%. Si la presencia de humedad es excesiva, favorece la presencia de enfermedades, mientras que si es insuficiente, provoca daños en la producción.

Luz: Días largos: días con más de 12 horas de luz. Favorecen el crecimiento de yemas asexuales o vegetativas, es decir, el desarrollo de hojas y estolones. Estos últimos inician su emisión con 12 a 14 horas de luz y disminuyen con menos de 10 horas. El área foliar y extensión del pecíolo aumenta con el largo del día, siendo mayor a fines de primavera y disminuyendo a inicios de otoño.

Días cortos: entre 8 a 11 horas de luz al día. Favorece el crecimiento de yemas sexuales o fructíferas. Neblinas matinales simulan como fotoperiodos cortos que, junto con temperaturas frías, permiten cosechas más extensas.

Durante la fructificación, la temperatura ideal debe estar en torno a los 15-20ºC de media anual. Si está por debajo de 12ºC durante el cuajado, dan lugar a frutos deformados por el frío. Si sufren un período largo de calor (por ejemplo, mayores de 23ºC), puede originar una maduración y coloración del fruto demasiado rápida, lo cual le impide adquirir un tamaño adecuado para su comercialización. No obstante, el fresón necesita acumular una serie de horas-frío, con temperaturas por debajo de 7ºC, para que su vegetación y fructificación sea abundante.

En cuanto al suelo, la planta de frutilla se adapta bien a los suelos de textura franco-franco arenosa, con buen drenaje, con una profundidad mayor a 80 cm. En suelos livianos o arenosos la temperatura aumenta fácilmente, por lo que la producción de fruta es anticipada; en cambio un suelo arcilloso y con menos contenido de aire la temperatura es más baja y, por ende, la fructificación es más tardía.

Requieren terrenos planos o con lomajes suaves. Con fertilidad media a alta y contenidos de materia orgánica entre 3% a 7%.

Se aconseja el uso de camellones altos, confeccionados con enmiendas orgánicas como compost, humus, bocashi u otro biopreparado para mejorar la capacidad de retención de humedad, estructura y fertilidad del suelo y, con ello, evitar problemas sanitarios en el sistema radicular provocado por el mal drenaje.

Requiere de suelos con pH preferentemente neutros, suelos equilibrados, ricos en materia orgánica, pero nunca suelos salinos, estos deben presentar buen drenaje y ser aireados, con textura arenosa, para mejorar la filtración y evitar así enfermedades de la raíz y la corona.

Variedades de cultivo

La fresa cuenta con las siguientes variedades de cultivo:

Variedad Características
Camarosa Fruto grande, de gran firmeza, color rojo oscuro en su exterior y en la pulpa. Variedad de día corto. De elevado vigor y producción de estolones alto. Es una variedad muy precoz.
Oso Grande Planta vigorosa, de follaje oscuro y buena adaptación a climas templados. Fruto de gran tamaño, rojo-anaranjado, en forma de cuña con tendencia a aparecer bilobulado. Variedad de día corto. Presenta buena resistencia al transporte.
Cartuno La planta es vigorosa, con flores destacadas del mismo. Fruto de forma cónica perfecta, de calibre uniforme, color rojo brillante, sabor azucarado, ligeramente más precoz que Oso Grande. Bien adaptada a plantaciones de otoño y verano. Resistente a clorosis férrica.
Carisma Planta capaz de adaptarse a todo tipo de suelos y climas. Muy vigorosa y rústica. Fruto de forma generalmente cónica, de gran tamaño y color rojo suave. Se recomienda para plantación en otoño como planta fresca y en verano como planta frigo conservada. Es una variedad precoz muy productiva.

Técnicas de cultivo

En primer lugar hay que preparar el terreno haciendo un desfonde de unos 50 cm de profundidad y aplicando materia orgánica (3kg/m2) por medio de una labor superficial de unos 25cm.

Se desinfecta el suelo, normalmente a través de la técnica de la solarización (caballones de 10-25cm de alto y 60-80cm de ancho, que se convertirán en el asiento de la plantación). En paralelo, se efectúa el acolchado de los caballones y se coloca el sistema de riego. El material empleado para el acolchado suele ser polietileno negro, con el objetivo de evitar el crecimiento de malas hierbas, aumentar la temperatura de la rizosfera, evitar la evaporación de agua y el contacto del fruto con el suelo e incrementar la precocidad de la cosecha.

A continuación, cuando se afronte la plantación, es muy importante determinar el frío requerido por cada variedad, debido a que una insuficiente cantidad del mismo origina un desarrollo débil de las plantas y frutos de reducida consistencia y corta vida post-cosecha. Y un exceso de frío acumulado, da lugar a menor producción, gran crecimiento vegetativo y a la aparición de estolones prematuros.

Dependiendo de la variedad y de la zona, la época de plantación es distinta. Si se realizan plantaciones de invierno, se suelen utilizar variedades de día corto, siendo el comienzo de dicha plantación a finales de verano o principios de otoño. En cambio, si la plantación es de verano, las variedades empleadas suelen ser de día largo y esta se inicia al comienzo del estío.

En todo caso, las plantas se pueden disponer sobre los caballones en hileras simples o dobles. El marco de plantación suele ser de 25-30 cm entre hileras y 25-30 cm entre plantas.Fertilización

La fresa es una planta exigente en materia orgánica, por lo que es conveniente el aporte de 3kg/m2 de estiércol bien descompuesto, el cual debe ser incorporado al suelo cuando se están realizando las labores de preparación del mismo. Si se cuenta con un suelo excesivamente calizo, se debe añadir un aporte adicional de turba de naturaleza ácida a razón de 2kg/m2. Esta debe ser mezclada con la capa superficial del suelo mediante una labor de fresadora. Los abonos orgánicos fuertes como gallinaza, palomina, etc., deben evitarse o utilizarse a bajas dosis.

Los fertilizantes aplicados al cultivo tienen directa relación con el nivel de rendimiento y con las propiedades químicas del suelo; por lo cual, el programa de fertilización de cada temporada debe ser específico, ya que no existe una receta estándar para todas las condiciones. La falta o exceso de algún nutriente afectará directamente la productividad del cultivo y calidad de la fruta.

Ya sabes que en DFINNOVA tienes a un equipo de especialistas cualificados que te ayudará al manejo de tu cultivo con nuestra amplia gama de soluciones tecnológicas que incluyen programas de nutrición completa y bioestimulación, para alcanzar los máximos rendimientos productivos. Ponte en contacto con nosotros, estamos a tu disposición y estaremos encantados de ayudarte.

Síguenos en nuestras redes y recibe la información de la manera más ágil.

Copyright @ 2020 el mono de ermo, All right reserved.